Mostrando entradas con la etiqueta Los cubanos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Los cubanos. Mostrar todas las entradas

viernes, 1 de diciembre de 2017

Una lista de 40 temas cubanos, quién no los reconoce...




¿Conocen el test de “cubanidad”?. Interesante costumbre de los cubanos de someter a otros a una evaluación en temas nacionales. Lo simpático de todo es lo fácil que resulta contestar con éxito a la mayoría de las preguntas. El cuestionario es una colección de sucesos, costumbres y dichos que han estado ligados a la cotidianidad de la isla desde que surge como nación. Además de tener su atractivo por lo simpático, también funciona como una reafirmación “étnica”.

viernes, 12 de febrero de 2016

Secreto Golpe de Estado en Cuba




¡Golpe de estado en Cuba!

Cuando hablamos de un golpe de estado automáticamente lo asociamos a militares por las calles, tanques y todo tipo de violencia, porque un golpe de estado es un cambio de gobierno a lo bestia. Sin embargo, en su libro Jorge Grave de Peralta nos habla de un suceso que, si tenemos en cuenta su repercusión en el extranjero y en la misma Cuba, se me antoja un golpe muy light. Es decir, considerando los usos y costumbres latinoamericanos, no se puede hablar de un golpe de estado en toda regla.

Pero antes de seguir con este asunto quiero decir algo: conocí a Jorge Grave de Peralta en Santiago de Cuba estudiando matemáticas y trabajando, al mismo tiempo, como programadores. Siempre fue un “personaje” sorprendente por sus ocurrencias. Lo “malo” -y lo digo en el buen sentido de la palabra- es que generalmente llevaba razón en sus ocurrencias.

Hace varios meses atrás me dijo: “Raúl le dio un golpe de estado a Fidel…” y yo, aunque  siempre me tomo en serio a Jorge, largué una risotada. Pero, sin inmutarse, Jorge completó la frase: “y escribí un libro sobre el tema”. Entonces me dije: ¡Oh!, esto hay que verlo o, mejor dicho, leerlo. Después de tres chat me convenció y al final terminé leyendo el libro. Tenía que sentarme con calma a revisar línea a línea su hipótesis.

martes, 25 de marzo de 2014

¿Por qué llora Unión de Reyes? Porque Malanga murió



Me contaban Ileana que su amiga, una húngara, casada con un cubano y con dos hijas pequeñas, escuchaba que la malanga era el alimento ideal para los niños. La madre, muy preocupada con la alimentación de sus hijas quiso conocer los valores nutricionales del tubérculo. Al final y después de muchos análisis, los resultados del laboratorio confirmaron que la malanga era, ni más ni menos, como cualquiera de los otros productos similares. Aun así y, conociendo estos resultados, la malanga sigue siendo la reina de la “viandas” cubanas: la más escasa, la más cara y la más rica.

Pero lo que nos concierne es la historia de Malanga y, Unión de Reyes llora, porque Malanga murió.  Malanga la leyenda:

martes, 15 de octubre de 2013

En Cuba, después de más de 50 años de dictadura, todavía no se ha superado esa fase política




Venía atravesando el parque de Ferreiro y llegaba a la esquina de la farmacia cuando vi varias personas que se acercaban mientras gritaban “consignas revolucionarias”. No puse atención, suponía que era más de lo mismo de lo que siempre he vivido en Cuba. Continué mi camino, pero vi que llegaba más gente desde el otro sentido de la calle y los cánticos ahora estaban claros: “que se vayan… que se vayan…”. Me detuve, miré atrás  y vi un gentío que se había agrupado ante la casa que está frente a la farmacia.  Gritaban a coro las consignas que antes venían cantando. Pero ahora vi que también tiraban huevos contra la casa y observé que, desde un carro estacionado a pocos metros del lugar, había quien extraía estuches de cartón con huevos y los repartía entre los manifestantes. La aglomeración de personas reunidas podía pasar de cien; no obstante, muchas no participaban activamente, solo observaban. Pero un grupo muy combativo y enardecido también tiraba piedras entre los huevos.

jueves, 3 de octubre de 2013

Los cubanos también escriben en las paredes

Los grafitis o pintadas aparecen en esta tierra desde los mismos albores de la humanidad. Son famosos los de Pompeya por antiguos y por geniales. Sus habitantes fueron sorprendidos por la lava del Vesubio garabateando en las paredes. La ceniza los sepultó, petrificando a los pompeyanos y a los grafitis. Este desastre conservó pintadas que hoy muy bien pueden estar en cualquier pared de una ciudad actual y no pasa nada. Incluso muchas veces sería lo mejor, para lo que se ve por ahí...

viernes, 20 de septiembre de 2013

¿Cuántos San Martines le pueden llegar a un cerdo?

El cubano, en términos generales, es “carnívoro”. Aunque en los últimos cincuenta años se ha producido una intentona de convertirnos a todos en vegetarianos. Pero los cubanos, en general, tienen preferencia por la carne de cerdo. Seguro les viene de su linaje peninsular. No hay cubano que se precie como tal que no quiera celebrar cualquier acontecimiento con una buena ración de carne de cerdo asado, yuca con mojo y plátanos a puñetazos o, como dirían en mi región, con tostones; una delicia inimitable. Pero, les comento, hay una historia que puede tener mucho de leyenda urbana, sólo apta para los que consideran la carne como un elemento que, incorporado a la dieta,  convirtió a los homínidos en humanos.

Una mañana dos amigos, uno cubano y otro gallego, se reúnen en una cafetería de La Habana donde solo se puede pagar con CUC, moneda cubana del tipo dólar USA o Euro, porque el peso cubano, el de toda la vida, no aguantó los avatares de la vida y hoy está por los suelos. Pero les contaba, los dos amigos quedan de acuerdo en cenar en casa del cubano; aunque, en verdad, este estuvo tratando de zafarse del tema, pues le parecía que su casa no era buen lugar para la reunión. Pero desde que comentó, digamos que sin querer,  que en la bañera de la casa tenía un cerdo esperando su San Martín, el gallego no dejó de insistir y terminó por ofrecerse en comprar todos los productos, incluso pagar cualquier gasto extra… El cubano, un cirujano del Hospital Hermanos Ameijeiras, consultó la propuesta con su mujer, cirujana también del mismo hospital, y decidieron no dejar pasar la oportunidad. Organizar la velada en casa para mostrar cómo se vive, satisfacer la curiosidad de un amigo y obtener un puñado de euros al mismo tiempo, no era un mal plan.

lunes, 9 de septiembre de 2013

Otra vez con María Cristina y Ñico

En una entrada anterior en este blog comenté que, para muchos españoles, existe la creencia de que los versos de la canción de Ñico Saquito, “María Critina”, eran dedicados a la Reina Regenta María Cristina de Borbón. Incluso Sherline Chirinos dice que Lil Rodríguez afirma en su libro "Bailando En La Casa Del Trompo" que los versos fueron cantados por los patriotas cubanos en la Guerra de Independencia contra España. También encontré en internet donde se asocian los versos y la melodía a cánticos de las guerras Carlistas. Claro, está la otra parte. Los que dicen que la composición es íntegra de Ñico Saquito (versos y melodía). Entre ellos yo. Además puedo agregar que en aquella primera entrada di por supuesto que Ñico “confirmara” ser el creador de los versos.

Pensé que afirmar que el origen de los versos o de la melodía es español, sin aportar ninguna prueba, merecía una contestación. Pero lo mismo vale para los que pensamos que es exclusivamente obra de Ñico. El problema es que Internet da la posibilidad de publicar cualquier cosa y, luego, enarbolar la libertar de opinión pidiendo respeto, sin aportar pruebas. ¿Tendremos que respetar que alguien opine que “la Luna es un plato” y quedarnos en silencio?

jueves, 5 de septiembre de 2013

Estimado amigo Botalín:

Por ahí anda contando la gente que nos dejaste… ¿De qué coño hablan ¡chico!?. Dicen que no te olvidan, que tú eras bueno y cosas así. ¡¿Qué carajo pasa compay?!. Además lo dicen en pasado, y eso asusta. Dime tú, socio, ¿qué coño pasa?; Oyeee… aclara eso, la gente no sabe na’de na.

Se comenta que este año no te vieron pa´los Carnavales, ni tampoco en la Fiesta del Fuego. Dicen que estás desaparecido; y tú sabes cómo e’ la gente en Santiago, te quieren y no dejan de especular. Hace rato que no voy por Chago, pero en cualquier momento doy una vuelta por allá; aquello está en candela.

Me' tuvieron contando que estuviste por Pachuca. Allá la gente te quiere tigre… Oyeee compay…  hay un chama que tiene tu pinta; seguro que e' tuyo. Espérate, sí, Corina, sí, sí, así es como se llama la mamá del chamaco (Salvador David). Esa mujer habla maravillas de ti. Algo bueno hiciste, porque no te olvidan.

jueves, 29 de agosto de 2013

LA TRAGEDIA CUBANA: Prolegómenos a un análisis de la tragedia real



En el año 2000 un pequeño grupo de cubanos se embarcan en un bote y se lanza a la corriente del Golfo con la esperanza de llegar a los Estados Unidos. Esto se ha repetido durante años, y no hubiera sido noticia si no fuera porque aquella vez en el bote viajaba una madre con su hijo pequeño y la travesía terminó con una desgracia. La mujer muere, pero el hijo sobrevive al naufragio y en un neumático alcanza la costa de USA. Con apenas siete años protagonizó un incidente de tal repercusión en los medios de comunicación, que casi todos los cubanos, dentro y fuera de la Isla, nos mantuvimos en vilo durante mucho tiempo. Por aquellos días recibí de Arquímedes Chachá un correo electrónico con un PDF. Hoy lo he vuelto a leer y quiero publicar los últimos párrafos. Quizás porque hablan de esa generación a la que pertenezco… y que ha sido condenada al silencio. Quizás porque tengo la sensación de que en Cuba, lo sucedido hace tiempo está ocurriendo ahora mismo. Quizás porque, por mucho que los acontecimientos a nivel mundial agiten la economía o la política, Cuba sigue inmutable, para bien o, seguramente, para mal. Siguen los mismos de los últimos 50 años. ¡El inmovilismo triunfante!.


Arquímedes Ruiz escribe:

lunes, 3 de junio de 2013

A la Memoria del Cubano Desconocido


 “Yo soy yo y mi circunstancia…” José Ortega y Gasset

Phil Kauffman fue el primero, en el verano del 2004, que al conocer que yo era cubano recordó
inmediatamente a Rafael, su amigo y condiscípulo universitario de los años sesenta y con quien había perdido contacto por un lapso de más de 30 años. A instancias mías nos adentramos en la Internet y
en pocos minutos supimos que Rafael vivía en Tampa y trabajaba en la Universidad. Phil lo sorprendió entonces con una llamada telefónica que borró en un segundo la incomunicación. El propio Rafael me contó que llegó a los Estados Unidos como refugiado político en el proyecto “Peter Pan” dejando a su familia atrás y con el inmenso temor de no volverlos a ver, aunque años después logró la reunificación familiar e inició sus estudios de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Nuevo Méjico, donde conoció a Phil. La vida hizo que estos dos amigos se comunicaran de nuevo desde mi oficina, y la entrañable amistad de antaño abrió sin quererlo el camino para mí, otro cubano que en la rudeza del exilio encontró un nuevo amigo. Phil me contrató entonces como consultante de su compañía, de la cual hoy soy miembro activo.

sábado, 18 de mayo de 2013

Mary... eres tú?


Maritza Álamo Reyes. Naturalizada en Santiago de Cuba. De niña, como muchos otros cubanos, pasó mucho tiempo intentando perfilarse como una constructora de “el hombre nuevo”, algo así como una especie de evolución cultural post-Darwiniana ideada desde “arriba”, conjetura propuesta por el poder instalado en el gobierno. Pero todo aquello terminó en una cadena de sucesos surrealistas.  Acontecimientos a los cuales puede servir de insuperable prólogo  lo escrito por Guillaume Apollinaire  en 1917, cuando moldeó el término surrealismo.

Pero todo aquello se prolongó con discursos aburridísimos, llenos de lugares comunes que se fueron construyendo con años y años de repeticiones presuntuosas  y finalizaron caracterizándose  especialmente por un vaivén filosófico mareante.

viernes, 26 de abril de 2013

Las respuestas de un cubano en una entrevista de trabajo.

1.- "¿Qué conoces de nuestra empresa?"

De tu empresa… uf! un mundo… Yo siempre soñé con trabajar aquí. Recuerdo que cuando mi papá me llevaba a la pelota, pa´ver a Los Industriales, yo me decía: “seré un Industrial”, y ese ha sido mi sueño… hacerme un Industrial. ¿Esta no es una fábrica?.

2.- "¿Qué puedes contarnos de ti mismo?"

Modesti'aparte, yo le entro a cualquier cosa, pa’mi no hay pincha difícil, lo mío’e currar, currar y currar. Claro, también la fiesta, el baile y la cerveza. Pero mi fuerte es la muela, tengo un verbo que tumba paredes.

El Lechuguita


-¡Caballero! hoy sí que vengo pertrechao. Me acabo de jamar un plato de Congrí con un filetón de cerdo y mil to’tone… hoy dejaré liquidao a to’er mundo.

Así alardeaba José con su huesuda estampa, ataviado con una inmaculada camiseta extra talla de los Marlins, pantalones cortos parcheados y sandalias “mete deo”. Dedicó su desafío a tres hombres que rodeaban una mesa, donde otros cuatro jugaban una partida de dominó en el parque. Nadie de los que estaba de pie puso mucha atención, tan solo unas miradillas por encima del hombro. Los otros cuatro que jugaban no se inmutaron. A la sazón, José se sentó en uno de los bancos que hacen esquina, se restregó con las manos la barriga, levantando ligeramente la camiseta y estiró los pies, mostrando como sus retorcidos dedos engrampaban las sandalias plásticas. Los jugadores y los espectadores del dominó, después de asimilar la presentación de José, comenzaron una “ponina” (recaudación de donativos voluntarios, generalmente para fines benéfico-espirituosos) dedicada a la compra de una simple botella de “chispa 'e tren”, con la intención que la carga etílica humanizara la tarde dominguera.

viernes, 15 de marzo de 2013

Circe se prepara para una presentación y, ocurre...



Cuando visitaba a los padres Eduardo y Milagros en San Germán, Circe, con sus manitas no podía ocultar una pelota de pin-pon, pero ya perfilaba sus habilidades manipulando cartas y dedales. En una ocasión los visité en su nuevo piso y me encontré con Circe sumergida entre libros, preparando un trabajo; eran los días que estudiaba en la Habana. La última vez que vi un componente de su familia fue en un encuentro casual, que tuve con Eduardito (el hijo menor). Aquel día supe que Eduardo estaba por Jamaica; fue un intercambio muy rápido, era una época en la que todos teníamos prisa. Hablamos de encontrarnos en otro momento para conversar y ponernos al día de cómo les había ido la vida (sospechaba que no nos veríamos por mucho tiempo), pero nunca se produjo. Yo andaba muy ocupado preparándome para largarme y, confieso, en aquella época no tenía otra cosa en mi cabeza que no fuera salir pitando… Pero siempre que hablo de mis días en Santiago de Cuba hay un lugar en la conversación reservado para ellos.  Hoy miro complacido como Eduardito pega en Facebook fotos de su vida en Miami y como Circe ha consolidado su carrera. Enhorabuena sobrinos.

Esos son los cubanos...


"Esos son los cubanos (...) Se les critica y se les envidia pero en el fondo se les admira. Gallegos por el trabajo y judíos por la voluntad de sobrevivir, constituyen una legión empecinada que no se deja ignorar. Traen su música calurosa, el ruido de sus tambores, los frijoles negros y el bistec de palomilla con moros y maduros. Pero traen sobre todo la simpatía, la cordialidad y la laboriosidad (...) son la única población mundial trasplantada, que (salvo a los hebreos) en un tercio de siglo no han perdido su identidad..." Agustín Tamargo.

martes, 25 de diciembre de 2012

un Cubanito en A Coruña.



En casi todos los documentos, artículos o escritos históricos que leo sobre la ciudad de A Coruña, es común que encuentre antes o después la frase siguiente: La fundación de la ciudad en tiempos remotos tiene componentes míticos. Y es verdad, porque para que todavía exista un faro de la época romana, que además funcione, el tema tiene enjundia o, como diría cualquier cubano: la ciudad tiene “ache” (gracia, suerte, bendición).

Entre tanta historia de esta ciudad, que fue el puerto por excelencia para que toda Galicia se desparramara por América, hay un local en la Ciudad  Vieja que nos trae ese aliento caribeño, exótico y reconocible al mismo tiempo, “El Cubanito”. Tiene todos los ingredientes de un tugurio afortunado:

Boda Cubano-Kazaja.

Estaba sentado a la manera asiática, directamente sobre un piso alfombrado, frente a una interminable mesa de tan solo unos 60 centímetros de alto, rebosada de comida y bebida, de todo cuanto es posible engullirse. El “animador”, a un lado de los novios, presentaba uno por uno a todos los invitados. Repetía como poesía los títulos, méritos y todo cuanto pudiera ser de interés, para demostrar la importancia de la persona. A cada presentación, en referencia a los novios y la boda, era inevitable vaciar la copa de una vez. De no hacerlo, todos te podían reprochar tu falta de “respeto”. Se repetían las expresiones de halago a la inteligencia, riqueza y belleza de los novios y su familia, y los deseos de que la felicidad les acompañara por siempre. Ningún “soez beru” (1) impedía que introdujéramos nuestros cubiertos y manos en aquel sin fin de ensaladas y carnes, donde constantemente, de las manos de chicas jóvenes, nuevos y suculentos platos sustituían los ya terminados; ayudaban ágiles y atentas al tiempo que suministraban vodka, vino o coñac en un permanente ir y venir y en proporciones imposibles de beber, e intervenían si se te hacía difícil llegar hasta aquella posta inmensa de carne, algo distante pero tan apetecible que resultaba difícil no ir a por ella.